Aumento de ventas en el comercio electrónico y los retos que aún quedan por resolver

(Carlos Anino, CEO de Napse)

De acuerdo al Índice Mundial de Comercio Electrónico, realizado por Linio y citado en el reporte Barómetro del Digital Commerce, publicado por el eCommerce Institute y patrocinado por Napse, en el 2019 se facturará más de 3 mil billones de dólares por medio de ventas digitales en el mundo, lo que representa el 12.8% del total de ventas del retail.
Recién finalizado uno de los eventos de venta online más masivos en Chile, Cyber Monday, donde la Cámara de Comercio reportó compras totales por los US$271 millones (la cifra más alta de la historia para ese país), ¿cuáles son los desafíos de las tiendas para seguir mejorando la calidad del servicio que prestan a sus usuarios?
Lo primero es mejorar los aspectos más críticos para el cliente, que son la atención y la logística de despacho. Ambos puntos afectan directamente la experiencia de los usuarios y pueden incidir en su retorno o no a la tienda virtual.
Tener capacidad multicanal también es clave y existen numerosas herramientas para poder llegar adonde se encuentran navegando los clientes. Sitios web, redes sociales o páginas dedicadas 100% al eCommerce, son vitrinas en donde los comercios deben evaluar su presencia, de manera que el usuario no tenga que cambiar su hábito de navegación para comprar lo que necesita. 
Muy de la mano con lo anterior está la capacidad de integrar los activos online y los presenciales. La experiencia en una tienda debería ser muy similar, independiente de encontrarse en un canal digital o uno físico. Se trata de dar a los consumidores una experiencia integral.
La automatización de la detección de fraudes debería ser un paso obligado para los comercios. Estos hechos generan costos tanto en dinero como en reputación de marca, por lo que debería incrementarse la tecnología que se aplica para la prevención de los riesgos cibernéticos. La información del reporte Barómetro del Digital Commerce, los comercios de la región tienen índices de contracargos del 1,7%, un índice de revisión manual de 28%, y un índice de rechazo de órdenes de 9,2%. Estos números indican que las tiendas online están invirtiendo recursos en la detección y prevención de fraudes.
Por último, hay que reconocer roles y perfiles de quienes son responsables de la construcción y mantención de un ecommerce y manejar un uso eficiente y sustentable de los recursos humanos. La actualización es importante y es necesario dejar espacio para la innovación y las ideas, además de tener políticas de retención y fidelización de talento para potenciar a los profesionales que trabajan en las empresas tecnológicas, siempre en constante cambio y evolución.

Fuente: El Heraldo

eCommerce se toma el liderazgo de las ventas: en 2019 se facturarán US$3 mil billones

Según información contenida en el reporte Barómetro del Digital Commerce, publicado por el eCommerce Institute y patrocinado por Napse, durante el 2019 se facturarán más de US$3 mil billones a través de comercio electrónico en el mundo, incluyendo grandes eventos de venta online como Cyber Day y Cyber Monday.

El número representa cerca del 13% de las ventas totales del retail durante el año.

Para que estas cifras sean posibles se combinan numerosos factores que no dependen solamente de los comercios, como lo son el desempeño de los sitios web de las empresas, su comunicación con los usuarios, su manejo de redes sociales, entre otros; sino, además, la inversión pública y privada en infraestructura que facilita el desarrollo de negocios digitales, como el aumento de la bancarización de la población y de la confianza de los usuarios en los sistemas.

¿Cuáles son los índices considerados para medir la calidad del ecosistema eCommerce? El estudio anteriormente mencionado señala cuatro indicadores que avalan la calidad del entorno en que se desarrolla el comercio electrónico.

El Índice de Acceso Inclusivo analiza las facilidades con que la población accede a conexiones que les permiten acceder a compras online, que influye en su fluidez y confianza para interactuar con los comercios.

El Índice de Desempeño Logístico también juega un papel relevante, reflejando la eficiencia de los procesos como despachos de aduanas, infraestructura del comercio y manejo de transporte, entre otros.

Por otro lado, ya del lado de las empresas, está el Índice de Facilidades para Hacer Negocios, que da cuenta de la desenvoltura con que los comercios pueden ejecutar tareas relacionadas a su negocio.

Por último, está el Índice de Desarrollo de Gobierno Electrónico, que evalúa los patrones de desarrollo de sitios web en cada país, donde se valoran el acceso a internet, los niveles educativos y otros factores que indican cómo la tecnología promueve la inclusión de la población.

Comercio electrónico en Chile

Chile destaca en cada uno de estos indicadores, aunque lo hace con mayor fuerza en Desempeño Logístico e Internet Inclusivo, siendo el primero donde nuestro país no tiene competencia cercana y se encuentra a un nivel más desarrollado que el resto de sus pares latinoamericanos como Colombia, Brasil y México.

En el índice de Facilidad para Hacer Negocios, solo México supera a Chile en la medición, mientras que, en Desarrollo de Gobierno, Uruguay supera ampliamente a nuestro país y al resto de la región.

Según The Economist Intelligence Unit, WorldBank, DoingBusiness y United Nations, -citados en el reporte de eCommerce Institute-, por accesibilidad, disponibilidad, relevancia y preparación para Internet, Chile fue el mejor posicionado de Latinoamérica durante el 2018, lo que representa una oportunidad no solo para grandes empresas que buscan posicionarse en múltiples canales, sino también para Startups.

“Chile se encuentra en un escenario privilegiado para escalar en ventas en comercio electrónico y esto no es sólo una oportunidad para grandes empresas, sino también para emprendedores y pequeños comercios, que en el entorno digital sí pueden competir”, complementa Carlos Anino, CEO de Napse.

Anino añade que “la implementación de políticas de precios omnicanal, vitrinas personalizadas, mejoras en flujos de despacho, entre otros, significan tener en cuenta el viaje del usuario en todas las etapas de la compra online, lo que influye directamente en la tasa de conversión de los comercios y, sin duda, representa aún múltiples desafíos para las empresas”.

Sin duda el comercio electrónico se encuentra en pleno desarrollo y es una oportunidad que ninguna tienda, grande o pequeña, se quiere perder.

Aprovechar el entorno que favorece al desarrollo de esta industria depende de la mirada estratégica con que cada negocio decida enfrentar el escenario digital actual y de si las medidas y mejoras implementadas son de gusto del consumidor, quien, al final de todo, tiene la última palabra, puntualiza el análisis.

Fuente: biobiochile.cl

Radiografía del eCommerce en Chile: indicadores de liderazgo en Latinoamérica

Según información contenida en el reporte Barómetro del Digital Commerce, publicado por el eCommerce Institute y patrocinado por Napse, durante el 2019 se facturarán más de 3 mil billones de dólares a través de comercio electrónico en el mundo, incluyendo grandes eventos de venta online como Cyber Day y Cyber Monday. El número representa cerca del 13% de las ventas totales del retail durante el año.

Para que estas cifras sean posibles se combinan numerosos factores que no dependen solamente de los comercios, como lo son el desempeño de los sitios web de las empresas, su comunicación con los usuarios, su manejo de redes sociales, entre otros; sino, además, la inversión pública y privada en infraestructura que facilita el desarrollo de negocios digitales, como el aumento de la bancarización de la población y de la confianza de los usuarios en los sistemas.

¿Cuáles son los índices considerados para medir la calidad del ecosistema eCommerce? El estudio anteriormente mencionado señala cuatro indicadores que avalan la calidad del entorno en que se desarrolla el comercio electrónico.

El Índice de Acceso Inclusivo analiza las facilidades con que la población accede a conexiones que les permiten acceder a compras online, que influye en su fluidez y confianza para interactuar con los comercios. El Índice de Desempeño Logístico también juega un papel relevante, reflejando la eficiencia de los procesos como despachos de aduanas, infraestructura del comercio y manejo de transporte, entre otros. Por otro lado, ya del lado de las empresas, está el Índice de Facilidades para Hacer Negocios, que da cuenta de la desenvoltura con que los comercios pueden ejecutar tareas relacionadas a su negocio. Por último, está el Índice de Desarrollo de Gobierno Electrónico, que evalúa los patrones de desarrollo de sitios web en cada país, donde se valoran el acceso a internet, los niveles educativos y otros factores que indican cómo la tecnología promueve la inclusión de la población.

Chile destaca en cada uno de estos indicadores, aunque lo hace con mayor fuerza en Desempeño Logístico e Internet Inclusivo, siendo el primero donde nuestro país no tiene competencia cercana y se encuentra a un nivel más desarrollado que el resto de sus pares latinoamericanos como Colombia, Brasil y México.

En el índice de Facilidad para Hacer Negocios, solo México supera a Chile en la medición, mientras que, en Desarrollo de Gobierno, Uruguay supera ampliamente a nuestro país y al resto de la región.

Según The Economist Intelligence Unit, WorldBank, DoingBusiness y United Nations, citados en el reporte de eCommerce Institute, por accesibilidad, disponibilidad, relevancia y preparación para Internet, Chile fue el mejor posicionado de Latinoamérica durante el 2018, lo que representa una oportunidad no solo para grandes empresas que buscan posicionarse en múltiples canales, sino también para Startups, cuyo negocio puede verse facilitado y potenciado por estas favorables condiciones.

«Chile se encuentra en un escenario privilegiado para escalar en ventas en comercio electrónico y esto no es sólo una oportunidad para grandes empresas, sino también para emprendedores y pequeños comercios, que en el entorno digital sí pueden competir», complementa Carlos Anino, CEO de Napse. Añade que «la implementación de políticas de precios omnicanal, vitrinas personalizadas, mejoras en flujos de despacho, entre otros, significan tener en cuenta el viaje del usuario en todas las etapas de la compra online, lo que influye directamente en la tasa de conversión de los comercios y, sin duda, representa aún múltiples desafíos para las empresas».

Sin duda el comercio electrónico se encuentra en pleno desarrollo y es una oportunidad que ninguna tienda, grande o pequeña, se quiere perder. Aprovechar el entorno que favorece al desarrollo de esta industria depende de la mirada estratégica con que cada negocio decida enfrentar el escenario digital actual y de si las medidas y mejoras implementadas son de gusto del consumidor, quien, al final de todo, tiene la última palabra.

Fuente: elEconomista